Esta claro que ser un reportero de guerra es una de las profesiones más peligrosas que existen en el mundo, pero ¿alguien ha pensado en el riesgo que corren los reporteros deportivos que informan a pie de campo?

Estas imágenes demuestran que ya nadie está a salvo de un pelotazo, si no que se lo pregunten a esta reportera que recibió tremendo golpe en la cara mientras informaba sobre un partido de fútbol.

Previo al partido entre los Colts de Indianápolis y los Giants de Nueva York, la reportera Pam Oliver, fue golpeada en el rostro por un balón lanzado por el quarterback de los Colts, Chandler Harnish, durante los calentamientos prejuego. 

La mujer, que se quedó muy sorprendida y asustada demostró sin embargo, ser una profesional ya que tras recuperarse del impacto, siguió haciendo su trabajo.

Por su parte, también hay que mencionar que el autor del tremendo golpe, Chandler Harnish, se disculpó con ella a través de su cuenta de Twitter.

¿Crees que esta simple forma de disculpa es la adeucada?