Es una de las más grandes tenistas que ha dado EEUU. A pesar de que siempre se sintió acomplejada, su físico es ahora su mayor aliado para triunfar y conseguir los títulos que consigue y ser una de las deportistas más ricas del mundo.

Pero no es oro todo lo que reluce, Serena Williams, que participa en el US Open celebrado en Nueva York, declaró que su vida siempre ha sido una lucha contra sus rivales y contra la báscula en un intento por "por aceptarme a mí misma y a mis curvas, porque "ninguna atleta tiene unas tetas como las mías. Por eso hoy le digo a la gente que aunque tenga 26 o 27 años es normal que pueda sentirse incómoda consigo misma. Yo lo estaba. Y no es fácil aceptarlo. A mí me llevó un tiempo".

Serena nos tiene acostumbrados a declaraciones como estas y no es un secreto que durante su vida tuvo muchos problemas por su físico, pero parece que finalmente la deportista ha logrado aceptarse tal y como es.

"Hace diez años tengo el mismo peso y la misma altura", asegura. "Podría perder nueve kilos y seguiría teniendo estas tetas y este culo".