HOUSTON - El entrenador de los Texan, Gary Kubiak, fue dado de alta del Centro Médico Texas donde permaneció hospitalizado desde el pasado domingo cuando sufrió un colapso en el estadio Reliant.

El parte médico fue que Kubiak sufrió una minitrombosis y los médicos advirtieron que ésta es una señal de advertencia de que el entrenador tiene que cuidarse.

Durante el tiempo que estuvo hospitalizado, el entrenador de los Texans estuvo "alerta, coherente y de buen ánimo", según dijo oficialmente el equipo.

Kubia se desvaneció cuando se dirigía a los camerinos, tras finalizar el segundo cuarto de juego.

Kubiak se agachó y cayó de rodillas cerca de la línea de la yarda 24.

El entrenador fue rodeado de inmediato por personal médico, que lo puso en una camilla y lo trasladó a la ambulancia a bordo de un carrito.

El entrenador de 52 años permaneció acompañado de su familia en el hospital.

Se espera que el próximo partido de los Texans sea dirigido por Wade Phillips, quien es el coordinador defensivo del equipo.