Las Águilas es el primer equipo de fútbol en la Ciudad de México que está compuesto por personas con algún tipo de discapacidad. 
 
Jóvenes que perdieron la pierna o un brazo no se limitan a intentar ser mejores y mucho menos a dejar su deporte preferido.
 
Este deporte se ha convertido en la esperanza y el motor para muchos de estos jugadores que juegan con todo y sus bastones, prótesis y muletas.  
 
Y es que para muchos de ellos la vida continúa pese a las dificultades y saben que el rendirse no es una opción.
 
“No hay que detenerse por nada del mundo, sino hay que luchar”, dijo Jesús Hernández capitán del equipo. “Yo siento que no hay límites, cuando quieres salir en algo te salen bien las cosas, no se necesita estar completo o no necesitas caminar”.
 
Este equipo “nunca se raja” y el accidente o la enfermedad por la que perdieron el brazo o la pierna los hace más fuertes y como muchos dicen “no hay mayor discapacidad que el que no quiere hacer las cosas”.