Los Giants de Nueva York, con el mariscal de campo Eli Manning de nuevo como héroe, vencieron por 21-17 a los Patriots de Nueva Inglaterra y se proclamaron campeones de la XLVI Super Bowl disputada en el Lucas Oil Stadium de Indianápolis, EEUU.

Eli Manning, como sucedió en la XLII Super Bowl disputada en Glendale (Arizona) fue el verdugo de los Patriots al protagonizar la jugada decisiva con menos de un minuto para conseguir la anotación que permitió a los Giants remontar un marcador adverso de 15-17.

El mariscal de campo estelar de los Giants completó 30 de 40 pases para 296 yardas, con un envío de anotación, sin interceptaciones y dejó en 103,8 su índice pasador. El receptor abierto Víctor Cruz, de origen puertorriqueño, anotó la primer 'touchdown' del partido con un pase de dos yardas que le envió Manning.

El triunfo de los Giants les permite conseguir su cuarto título de la Super Bowl en la historia del equipo en las cinco participaciones que han tenido y el segundo en los últimos cinco años.

Madonna acaparó la atención en el espectáculo de medio tiempo del XLVI Super Bowl. La reina del pop salió vestida con una capa dorada, sentada sobre una gran carroza, para interpretar cuatro de sus temas.

Madonna comenzó con 'Vogue', en un escenario que semejaba una batalla romana, aunque los movimientos de la cantante eran de danzas egipcias, y fue acompañada del Cirque du Soleil (Circo del Sol).

Su participación, de 12 minutos, había causado expectativa porque hubo quienes dijeron que la cantante no se encuentra musicalmente en su mejor momento. Pero cuando interpretó 'Music', 'Ray of Light', 'Holiday' y 'Express Yourself', los asistentes la vitorearon.

La cantante tuvo la oportunidad de dar a conocer uno de sus nuevos temas 'Give me all your loving', que fue bien aceptado, y terminó su participación con uno de sus éxitos de finales de la década de 1980, 'Like a prayer'.