El presidente de la FIFA, Joseph Blatter, hizo fuertes declaraciones y desató la polémica al manifestar sus dudas sobre si Brasil es la sede adecuada para celebrar la Copa de Mundo 2014, esto debido a las múltiples protestas que sucedieron durante la Copa Confederaciones el mes pasado.

Como recordarán miles de ciudadanos salieron a las calles de Brasil exigiendo mejores servicios públicos y criticando las cifras económicas que se habían gastado en la reconstrucción de los estadios.

Joseph Blatter informó a la agencia alemana DPA que en caso de que las protestas volvieran a repetirse habría que preguntarse si se tomó la decisión equivocada al otorgar la sede del Mundial al país sudamericano.

La FIFA ya se ha puesto en contacto con el gobierno de Brasil para que se haga cargo del asunto y realice lo que sea necesario para impedir que se repitan de nuevo este u otro tipo de disturbios. El presidente de la FIFA ha acordado una reunión con la presidenta brasileña Dilma Rousseff para tratar el conflicto y terminar con él.

Blatter afirmó: "Creo que estas protestas fueron señales de alerta para el gobierno, el senado, el parlamento. Deben trabajar para que esto no vuelva a suceder. Aunque las protestas, si son pacíficas, son parte de una democracia y por lo tanto hay que aceptarlas... Estamos convencidos de que el gobierno, y especialmente la presidenta, encontrarán las palabras y las acciones para evitar que se repitan. Tienen un año para hacerlo", concluyó.

Fuente: Depor.pe / elEconomistaAmerica