Algo que dijo o hizo Odin Lloyd disgustó Aarón Hernández, dijeron los fiscales sobre el caso que involucra al ahora exjugador de Los Patriots, quien está acusado de asesinato en primer grado.

"Grabaciones de celulares y de cámaras de vigilancia vincularán a Hernández con el asesinato y traerán los últimos momentos de la vida de Lloyd durante las primeras horas del lunes 17 de junio", señalaron los fiscales de acuerdo con CNN.

Por el caso ya hay tres detenidos, el último de ellos Ernest Wallace, de 41 años, conocido como "Fish", quien se entregó a las autoridades el viernes en un suburbio de Miramar, Florida.

Entre tanto, Carlos Ortiz, de 27 años, fue arrestado el miércoles en la ciudad natal de Hernández, Bristol, Connecticut,  y acusado de ser fugitivo de la justicia, dijo el fiscal Brian Preleski. Por orden judicial no hay más detalles sobre los cargos que enfrentaría Ortiz.

Hernández, de 23 años, se presentó el jueves a la Corte Superior de Fall River (Massachusetts) para apelar la negativa de fianza que el miércoles le fue denegada en la del Distrito de Attleboro después de haber sido detenido y acusado formalmente de asesinato en primer grado y cinco cargos más de posesión de armas.

La Corte, presidida por la juez Renee Dupuis, negó la fianza a Hernández, quien seguirá preso a lo largo del proceso que se lleva en su contra y que puede durar meses.

El equipo legal del jugador buscaba que se le permitiera salir bajo fianza mientras se lleva a cabo el proceso judicial en su contra -y estuviera bajo arresto domiciliario durante el juicio-, alegando que no existe riesgo de que escape y que no hay un registro criminal en su contra.

Hernández, de origen puertorriqueño, ha sido acusado de asesinar a Lloyd, de 27 años, cuyo cuerpo fue encontrado a dos kilómetros de la casa del exjugador.

Lloyd, un jugador semiprofesional de fútbol americano, salía con la hermana de la novia de Hernández, y los fiscales del caso aseguran que el par, con otras dos personas no identificadas, estuvieron juntos en las horas previas a que fuese asesinado.

La juez Dupuis definió el caso presentado por la fiscalía como "circunstancial, pero muy, muy sólido. Los hechos, como lo entiendo, básicamente presentan a una persona muy fría que mató a otra porque esa persona le faltó al respeto", valoró Dupuis.