Una joven confesó haber trabajado para Ana Gristina, la madre de 4 acusada de llevar un prostíbulo de alta clase.

La joven dijo al diario NY Daily News que ese es el mejor trabajo que una mujer pueda tener, siempre y cuando no haya resquemores de acostarse con extraños o tener relaciones con grupo de tres.

En adición, la mujer dijo que los hombres ricos pagaban $1,000 por hora para tener relaciones con ella en hoteles de lujo y en condominios del lado Este, pero el cargo sería de $2,000 si los clientes deseaban tener sexo con 3 chicas a la vez. La paga era dividida por mitad con Gristina.

Durante la entrevista la joven dijo que conoció a Ana Gristina mediante a una página de internet por vía propia.

Por otro lado la mujer dijo que la comunicación para las citas era mayormente por teléfono, ya fuesen llamadas o mensajes de texto.

La joven dijo que a pesar de estar graduada de la universidad, esta profesión le permitía vivir cómodamente en Manhattan sin tener que trabajar todo el día, y que nunca se sintió en peligro.

Entre otras revelaciones, la mujer dijo que no reconoció a ninguno de sus clientes como personas de alto perfil, o famosos, pero no garantiza que no lo fueran.

Durante las citas se sostenían conversaciones normales de 15 a 20 minutos y luego la joven iniciaba el acto sexual, según lo confesó.

Por último, la joven admitió nunca haberse enamorado de sus clientes, y aseguró que los prefería feos para no sentirse en descontrol.

Desde que el círculo de Ana Gristina fue descubierto en Febrero, la mujer dice haberse retirado del negocio.