El universo de los e-books es aún bastante nuevo. Si estás pensando en comprar uno y saltar dentro del mundo literario digital, te preguntarás cuál es el mejor o cuál te conviene a ti.

Para empezar, te comentamos qué cualidades debes buscar en un libro electrónico para saber cuál es el adecuado para ti.

-Batería: la gran mayoría de ebooks poseen baterías con una autonomía que nos permite usarlos tranquilamente con solo dos o tres cargas al mes. Cualquier modelo que no nos proporcione esto, es una mala opción.

-Tamaño y peso: la pantalla debe tener al menos 6 pulgadas; menos, dificulta una lectura cómoda, y más, lo convierte en un trasto. En cuanto al peso, normalmente rondan los 200 gramos. Si pesa más, piénsatelo.

-Compatibilidad: aspecto esencial, ya que es la llave que nos permitirá acceder a más o menos libros en nuestro lector. Algunos ebooks creados por plataformas de venta de libros imponen su propio formato de archivo, limitando así la capacidad de los propios dispositivos que ellos venden. Así, por ejemplo, Kindle no permite leer archivos ePub, el formato más común en estos momentos en libro electrónico.

-Pantalla: nada de pantallas con retroiluminación, que destrozarán tus ojos. Se impuso desde el principio la tinta electrónica, y nada ha conseguido batirla. Si le añadimos la posibilidad de subrayar y hacer anotaciones en los márgenes, mejor que mejor.

-Conectividad: tema más discutible de lo que pudiera parecer. Si bien es cierto que esta conectividad ayuda mucho a comprar los libros online, consultar diccionarios, chequear el correo, etc., hay autores que han estudiado el comportamiento del hombre digital y llegan a la conclusión de que la lectura pierde en intensidad y compresión cuando se hace en una pantalla.

- Opciones extra: Muchos lectores ofrecen múltiples opciones además de leer libros. La posibilidad de añadir anotaciones, consultar diccionarios, leer el periódico o reproducir música mientras disfrutamos de nuestra novela favorita puede ser muy interesante para determinados usuarios. Por el contrario todo lo relacionado con la imagen tiene poca importancia, teniendo en cuenta que hablamos de una pantalla diseñada por y para visualizar texto. Tampoco debemos esperar demasiado de las posibilidades de acceso a Internet, la experiencia suele ser bastante pobre y solo sirve para uso muy puntual.